Translate

miércoles, 23 de enero de 2013

AIRE PURO DE PIORNEDO

Carmiña respiraba el aire puro de su montaña natal apoyada en una valla de madera vieja. Después de los sufrimientos, pesares y discusiones que había tenido que padecer, nunca creyó poder conseguir su ansiada libertad. Veía un claro atardecer de primavera y sus ojos posados en el distante horizonte bailaban de una montaña a otra con alegría y felicidad. La tierra de un@, siempre es su tierra, por mucho que le quieran arrancar de ella. Para Carmiña eso suponía perder su corazón, y su corazón estaba en Piornedo, el lugar con el que tanto soñó. No sabía con qué destino había nacido, pero sí era muy consciente del que se había labrado ella sola. Y por su destino, el elegido por propia voluntad, sería por el que soñase. En soledad respiraba, en soledad pensaba, pero la naturaleza estaba ahí, y así no se sentiría sola jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario