Translate

miércoles, 30 de enero de 2013

LA MANIPULADORA TÍA MARUJA

La abuela Josefa le enseñó a Carmiña, cuando apenas tenía doce años, a hacerse su propia ropa con las preciadas telas que traía el tío Manuel cuando volvía de Cuba a pasar unos días en casa. Carmiña poco a poco fue mejorando aquellas sencillas enseñanzas de su abuela y consiguió lograr crear su propia moda, hacer los vestidos que a ella le gustaban para los días de fiesta, y arreglar los pantalones de sus hermanos para andar por el campo.
¡Cuántas gracias le habría de dar Carmiña a su abuela por haberle enseñado tantas cosas!.
En la casa de Carmiña no eran pobres porque había siempre para comer, la tierra, el campo y los animales que ella tanto amaba, siempre producían comida suficiente para todo el año. Pero en casa, había muchos hijos que tuvieron que emigrar, en busca de futuros mejores, algunos de ellos pasaron muchas penurias hasta conseguir estabilizar su vida en el estranjero, en donde se casaron y tuvieron hijos. Escribían y Carmiña leía aquellas cartas con pasión, ya que además del amor que sentía por sus hermanos le alegraba que estuvieran bien. Ella, como era la más pequeña, se quedó en casa y creyó que allí, en donde era tan feliz, permanecería para siempre. Pero cuando se acercaba a cumplir su décimo quinto cumpleaños comenzó a darse cuenta de las intrigas de su madrina Maruja. Y se entristeció de tal forma, que corrió a hablar con su padrino Manuel, aquel hombre de ojos grises, que era todo bondad y que tantas veces le había demostrado su amor incondicional. El, después de escucharla atentamente sobre lo que Carmiña creía que acontecía a su alrededor, le prometió que no permitiría que la tía Maruja se entrometiese en su vida. Manuel era la única persona que podría convencer a su mujer de que dejase a Carmiña en paz, en Piornedo, disfrutando de la vida que quería llevar.
Pero Carmiña, aquel día al atardecer, cuando los vio marcharse de casa para coger el tren en Lugo, sentía una extraña sensación en la boca de su estómago que le hacía estar mal. Era como una amargura y una pesadumbre porque no sabía lo que Maruja tramaba a sus espaldas y Carmiña no confiaba en ella.
Esperaba que padrino Manuel fuese capaz de calmar a su mujer y que cuando regresasen a Piornedo, Maruja se hubiese olvidado de Carmiña por completo. Aunque pensaba que haría falta un milagro para ello, ya que cuando a Maruja se le ocurría una idea la llevaba siempre a cabo. Lo que más disgustaba a Carmiña era que nadie le confiaba lo que planeaba aquella mujer, disparatada, inoportuna y manipuladora que se había casado con su padrino. Pero ella, gracias a su madurez, sabía que estaba sentenciada por los planes de Maruja y eso la hacía muy desgraciada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario