Translate

miércoles, 17 de abril de 2013

A VOSOTROS ...¡AMANTES!

                                                                                          Junto al mar, 13 de marzo de 2013

          A vosotros... ¡amantes!:

          Sois un claro ejemplo de amor verdadero en estos tiempos en los que parece
que este profundo sentimiento ha desaparecido por completo. Puedo contemplaros
mientras percibo vuestro duradero enamoramiento que me hace querer ser como
vosotros llegada a mi vejez. Mis claros ojos, cegados por la luz solar de un frío día
de invierno, en los que las altas cumbres que rodean mi pequeña y hermosa aldea
permanecen cubiertas con el blanco manto de la nieve, pueden observar un mara-
villoso ejemplo de amor verdadero.

          Permanezco sentada junto al mar, mirando el vaivén de las olas rompiendo
contra las rocas y meciendo las pequeñas lanchas de pescadores amarradas a
tierra por el mal tiempo. Con sus vivaces colores conforman un fantástico cua-
dro del que cualquier pintor quisiera ser signatario. Es mi lugar favorito para
reflexionar sobre la vida, mis sentimientos, ...y, sobre todo, para respirar el aire
salino que desprende el amplio piélago marino que se abre ante mí.

          De pronto, en uno de esos momentos en los que me encontraba totalmente
ensimismada con mis pensamientos, creí percibir un leve movimiento lejano por
mi costado derecho. Pensé que se trataba de una elegante gaviota que viajaba al
ras del suelo, dejándose llevar por la brisa con la inmensidad de sus alas abiertas,
en busca de algún pez despistado con el que poder llenar su vacío estómago.

          Al volver ligeramente mi cabeza me sorprendió veros: una pareja de ancianos
que en un primer momento parecían ir de paseo. ¿Pero, con tan elevada edad, a
quién se le podría ocurrir pasear por aquel lugar?. Entonces pasé a concentrarme
totalmente en vosotros. Me embargaba la curiosidad: tú empujabas muy lentamen-
te la vieja silla de ruedas en la que tu esposa se sentaba. Tuve la suerte de que
os acomodarais en un banco de madera cercano a donde yo me encontraba. Con un
mimo que me sorprendió le colocaste a tu mujer la negra boina que traías en la
cabeza para protegerla del sol. En los puertos de mar existe la antigua creencia de
que el sol que brilla en los meses que llevan en su nombre la letra “r” es muy perjudi-
cial para la salud. Seguro que fuiste, en tu juventud y en tu vida laboral, un marinero.
En seguida me llamó la atención como te miraba embelesado, ... mujer. Se mostraba
plenamente atento a todos tus movimientos y se anticipaba con ávida rapidez a tus
necesidades. Te colocó tu bello pelo blanco debajo de la boina varias veces,
para que quien te observase te viera guapa. Tú,  ...hombre, la cogiste con firmeza
de las manos y con sumo cuidado la ayudaste en su frágil caminar a sentarse
sobre la dura superficie, no sin antes, ponerle un mullido cojín en el que ella
se acomodó bajo la sombra de un sauce llorón cuyas ramas le daban sombra.

          Te tapó tus delicadas piernas con una abrigosa manta polar color frambuesa
para que no pasases frío y se sentó a tu lado: ¡cómo dos quinceañeros!. Daba
placer contemplaros con la misma complicidad en vuestras miradas que en vues-
tra lejana juventud. De una bolsa de plástico sacó un trozo de pan y te hizo un
bocadillo, pero antes te dio a probar con mucho afecto un pedacito de jamón
cocido del mismo con el que rellenaría el panecillo que almorzarías. Primero te sirvió a tí,
¡cómo un caballero auténticamente enamorado!, y luego se hizo la misma vianda
para él. ...Y los dos comíais juntos la misma comida, y vivíais juntos vuestro gran
amor.
          Mientras os miraba con embelesamiento no dejaba de pensar si viviríais
juntos vuestra soledad, en un piso, en una residencia, ...¡qué más da!; me
pregunté, una y otra vez, si tendríais hijos o familia, de qué circunstancias se-
ríais protagonistas. No tengo respuestas, tampoco os quise preguntar. Pero sólo
mirándoos pude palpar claramente vuestras miradas de felicidad y vuestros
gestos de amor verdadero.

          Ojalá todas las personas que lean estas palabras sean partícipes de esa pasión y afecto
que es tan difícil de encontrar en la actualidad, pero que cuando se alcanza
se convierte en un amor cuya fortaleza consigue una unión firme y verdadera.                         

                                                                              Junto al mar, con amor

No hay comentarios:

Publicar un comentario