Translate

jueves, 24 de julio de 2014

EL MOLINERO INTELIGENTE

   
    Soy una viajera incansable. Por suerte he podido estar en lugares y países maravillosos que ya hoy no existen. Pero la avidez de conocimiento al ser humano nos pide más. ¡Quién pudiera poseer una máquina para viajar en el tiempo! ¿Tendríamos valor para usarla!?,.... Yo tengo claro que viajaría al pasado, porque no tengo claro lo que pueda depararme el futuro.

    Una vez conocí a un molinero, quizá demasiado inteligente para la época en la que le tocó vivir. Le gustaba mucho hablar de que él en el futuro sería una persona muy importante, que se hablaría de él en los periódicos por sus hechos, ... Los niños que lo escuchábamos una y otra vez sabíamos que tenía la cabeza llena de ilusiones y nunca le dábamos más importancia a lo que decía. Los mayores que iban a moler ni siquiera le escuchaban.

    Pero un día, al amanecer, el sereno comenzó a llamar a las puertas de todas las casas del lugar. Traía el periódico en el que se hablaba del molinero.Traía su nombre escrito en letras mayúsculas. Los niños pequeños escuchábamos atentamente lo que ponía la letra impresa leída por los más mayores. ¡El molinero era famoso, salía su nombre en el periódico!.

    Había descubierto una máquina del tiempo, que movida por la fuerza del agua de la cascada que tenía pegada al molino se movía sin parar formando círculos. El molinero se sentó encima de la rueda de moler y se quedó dormido ensimismado en sus pensamientos, llenos de ilusiones. Entre ideas se debió quedar dormido y cayó al agua , y allí se ahogó. Fue una muerte trágica, porque aparte de no saber nadar, las palas del molino le impedían salir de la rueda.

    Una máquina del tiempo que llevó directamente al futuro al molinero, a pesar de trabajar durante sesenta años ejerciendo su profesión. Tal vez su cabeza llena de "pájaros" fue su perdición.



Más historias en el blog de María José Moreno. Os dejo el enlace: http://blogdemjmoreno.blogspot.com.es/2014/07/este-jueves-un-relato-la-maquina-del.html

9 comentarios:

  1. Poner la expectativa en el futuro, excluyendo el presente en nuestros planes de disfrutes es un riesgo enorme. Eso es lo que le pasó al molinero de tu relato, que pensó que con su invención lograría hasta vencer al destino...y no fue así.
    =)

    ResponderEliminar
  2. Interesante relato, el inventor de la máquina para trasladarse en el tiempo, se quedó aprisionado en el más negro de su presente.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Es que hay que tener la cabeza en la tierra, y este pobre diario está claro que no la tenía.
    Buena reflexión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Bueno, bueno ese final inesperado. Pobre molinero que sus ilusiones se ahogaron junto con su persona. Me gusto mucho. Gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Y a lo mejor el molino es una fuente de energía para la máquina del tiempo.
    Y tal vez sucumbió y viajó al tiempto, simultaneamente.

    ResponderEliminar
  6. Una ligera ensoñación es agradable, pero no es prudente el exceso. Este molinero dejó de tener al menos un pie en el suelo y el agua al final lo arrastró. Igual ahora está observándonos desde su atalaya del futuro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Se distrajo el molinero, igual perdió el tiempo imaginando el futuro y no viviendo su presente, quien sabe.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Da para mucho más la historia del molinero...digna de más palabras...
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar