Translate

jueves, 20 de agosto de 2015

"EN OCASIONES VEO MUERTOS" (RHODEA BLASON)



                Los ojos cerrados y hecha un ovillo en el lecho espero que se me pase la angustia producida por el sueño recurrente que me mantiene encerrada en esta maldita celda del Hospital Psiquiátrico. Llevo días sin probar bocado y escondiendo la medicación bajo la almohada para luego tirarla al retrete. Pobres ilusos los enfermeros cuando me la traen, no saben lo fácil que resulta ocultarla en la boca. Hace años que aprendí que una vez que cierran la puerta con llave permanecen tras de ella comprobando que no me levanto del lecho para tirarla, por eso, tumbada de cara a la pared, dejo caer las pastillas antes de que se deshagan en mi boca con la saliva y las pongo debajo del cabezal en el que reposa mi cabeza. Tras horas así las arrojo al excusado y tiro de la cadena mientras observo como el agua se las lleva con su remolino.
                Oigo abrirse la puerta que me separa del pasillo y siento el repiqueteo de los inconfundibles tacones de mi doctora contra el suelo taladrándome el cerebro. Es una mujer hermosa, cálida y dulce. Me giro en el lecho sobre mí cuerpo y ella  me coge la mano derecha:
                -Isis -me dice con su suave voz- tienes que ponerte bien. Quiero que puedas levantarte de la cama y que mejores. Voy a ajustarte el tratamiento para que pronto te repongas, ¿de acuerdo?
               -Ja,ja,ja, ¿reponerme de qué? si yo me encuentro perfectamente, le respondo rápidamente
               -Veo que las pastillas que te he recetado no te levantan de la cama en la que permaneces todo el día. Yo sé que estás bien, pero quiero que estés mejor
               Me erguí de la cama, haciendo retroceder rauda a mi galena y le espeté duramente en la cara:
               -No sé qué manía tiene con que no me encuentro bien. Estoy perfectamente. Lo único que me ocurre es que en ocasiones veo muertos y hablo con ellos porque me entienden perfectamente.
               Entraron los enfermeros y, a pesar de mi resistencia, me pusieron una inyección a la vena tras la que me quedé profundamente dormida.


             Más jueveros en: http://charocort.blogspot.com.es/…/convocatoria-para-el-jue…

17 comentarios:

  1. Es un criterio que debería dejarse de lado, esa manera de ejercer la medicina.
    A último momento, se me ocurre que saben que realmente ve muertos y que habla con ellos. Y quieren mantener eso bajo control.
    Buen relato.

    ResponderEliminar
  2. Hemos elegido la misma frase, pero le hemos dado enfoques diferentes... ésta es una de las tantas cosas que me gustan de estos "Relatos Jueveros".
    Muy buen aporte, me gustó. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. La ciencia y la lógica. La razón y la sinrazón. Y lo que el cerebro no alcanza a comprender. ¡Incrédulos e ignorantes! Carentes de esa capacidad de ver lo que es invisible pero sensitivo.
    ¿Sabes? No ven muertos pero ven fantasmas a todas horas.

    Me ha encantado este relato. Me toca de cerca. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  4. Yo no veo muertos pero ha veces los siento, tienen infinidad de formas para comunicarse. El problema es que nos sentimos tan omnipotentes que marcamos una linea entre lo que creemos normal y lo que no. Que lastima no saber aprovechar lo que aquellos que tienen la suerte de verlos pueden aportarnos! Sabemos tan poco de la muerte y le tenemos tanto miedo! Tu relato es magnifico, me encanto.

    ResponderEliminar
  5. Yo no veo muertos pero ha veces los siento, tienen infinidad de formas para comunicarse. El problema es que nos sentimos tan omnipotentes que marcamos una linea entre lo que creemos normal y lo que no. Que lastima no saber aprovechar lo que aquellos que tienen la suerte de verlos pueden aportarnos! Sabemos tan poco de la muerte y le tenemos tanto miedo! Tu relato es magnifico, me encanto.

    ResponderEliminar
  6. Yo no veo muertos pero ha veces los siento, tienen infinidad de formas para comunicarse. El problema es que nos sentimos tan omnipotentes que marcamos una linea entre lo que creemos normal y lo que no. Que lastima no saber aprovechar lo que aquellos que tienen la suerte de verlos pueden aportarnos! Sabemos tan poco de la muerte y le tenemos tanto miedo! Tu relato es magnifico, me encanto.

    ResponderEliminar
  7. Me parece que esa doctora es una de las que están bien muertas!
    Buen relato, angustiante el clima logrado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Vaya...eso es lo que yo pienso sobre pensar a veces lo que se va a decir...si no hubiera dicho nada de que hablaba con los muertos a lo mejor la dejaban ir..bss

    ResponderEliminar
  9. Los muertos a veces nos entienden mejor que los vivos, lo mismo estaré yo loca también.

    ResponderEliminar
  10. Parece que seguirá viéndolos si no cambia de actitud. Pobre Isis.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Pues si ella ve muertos y se entiende con ellos no veo donde está el problema....yo me moriría de miedo si veo un muerto! Muy buen relato. Muchas gracias por participar.Un beso

    ResponderEliminar
  12. Ver muertos y hablar con ellos no parece el mejor signo de cordura posible. Pero tal vez no sea síntoma de locura sino de una sensibilidad especial muy desarrollada. La frontera entre la razón y la sinrazón es muy débil y difuminada.
    Me ha gustado tu relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. La locura no es hablar con los muertos (o cualquier otra forma transgresora de comportarse, pensar o sentir), la locura es intentar curar con la normalización, incluso aquello que no se comprende.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Cuando se traspasa la línea de "lo normal" no hay lugar a la duda, simplemente se ataja el mal siguiendo a la ciencia y no al corazón.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Para mi quizás el problema no es tanto si Isis ve muertos como a quién afecta que los vea, si a ella no le molestan ni le dificultan su vida, ¿por qué otros deben impedírselo? ¿Y si fuera cierto?quién sabe, hay cosas que igual no pueden explicarse.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Hay textos que al leerlos hacen de nosotros lo que su autor nunca pensó que harían.

    Te invitamos a participar en nuestro reto de Halloween, a ver si tus palabras crecen dentro de alguien.

    Un besazo.

    ResponderEliminar