Translate

domingo, 21 de febrero de 2016

LOS DERECHOS SOCIALES DE LAS MUJERES, por Rhodéa Blasón


      La lucha de los derechos sociales de la mujer no se fraguó en un pequeño período de tiempo. Todo lo contrario, en nuestra historia ha habido féminas que han expuesto en numerosas ocasiones su vida durante largos años, incluso generaciones, para que en la actualidad podamos disfrutar de una supuesta equidad colectiva frente a los hombres. Y digo supuesta porque, por desgracia, la justicia comunitaria de las mujeres está sumida en una espiral de confusión y extravío de los derechos sociales femeninos que hace que las estadísticas indiquen que nuestra igualdad, que adquirimos a costa del sufrimiento y valentía de señoras que antepusieron sus contiendas personales, familiares y laborales a unas vidas pacíficas, se vea mermada de manera silente y sin quietud.
      Las mujeres le debemos el poder acudir a las urnas a depositar nuestro voto libremente a Clara Campoamor, una firme defensora de los derechos de las mujeres, quien en su carrera política consiguió que se estableciese la “no discriminación por razón de sexo, la igualdad jurídica de los hijos e hijas habidos dentro y fuera del matrimonio, el divorcio y, lo que más le costó el sufragio universal (voto femenino)”, que hubo de ser debatido en las Cortes españolas. La votación se realizó por sufragio universal masculino, aunque a las mujeres se les reconoció el derecho al sufragio pasivo, por lo que pudieron presentarse como candidatas. Eran sólo tres: Clara Campoamor, Margarita Nelken y Victoria Kent. La primera y la última tuvieron un destacado protagonismo en los pactos anteriores y durante el debate sobre la concesión del derecho del voto a las mujeres. Consiguieron los apoyos de algunos hombres que creían que las mujeres nunca serían merecedoras de depositar en las urnas una lista de votación y lo hicieron gracias a la argumentación positiva de ambas que luchaban con tesón por sus ideales. En aquellos momentos eran muchos los machos que pensaban que las mujeres no sabían pensar ni tomar decisiones y que su terea era la de traer hijos al mundo para que perdurase su linaje.
      La vida de Clara Campoamor fue una vida difícil: huérfana de padre trabajó de costurera con su madre, hizo de recadera y dependienta en comercios, y fue telefonista. Su mente inquieta y aperturista le señaló que la mejor manera de tener trabajo fijo era presentándose a las oposiciones del Cuerpo de Correos y Telégrafos. Su inteligencia avanzada y su gran capacidad de aprendizaje le ayudaron a que sacase el número uno en los exámenes y se convirtiese así en funcionaria. Trabajaba y enseñaba a leer y a escribir a las mujeres que no habían tenido la oportunidad de mejorar socialmente como ella. Continuó sus estudios hasta hacerse abogada. Su madre, que era modista, le confeccionó un hermoso traje para que lo luciese el día de su exposición en las Cortes a favor del voto femenino. Era una mujer conciliadora y negociadora que consiguió, que a partir de entonces, las hembras tengamos unos derechos sociales que si no logramos sustentar pronto comenzaremos a perder.
      Conseguir el voto para la mujer, en la Constitución de 1931 durante la Segunda República, la extenuó intelectual y socialmente, y acabó con su carrera política en España. Al estallar la guerra civil se exilió a Lausane en donde murió ciega y víctima de un cáncer. ¿Qué pensaría hoy esta gran mujer al ser sabedora de que las damas cobramos menos por ejercer el mismo trabajo que los hombres? ¿Qué sentiría al saber que algunas empresas hacen firmar contratos a la mujer en los que se comprometen a no tener hijos, padres a su cargo o maridos enfermos a los que cuidar? No voy a seguir poniendo ejemplos, que serían demasiados, de lo que ocurre en la sociedad laboral actual. Yo he tenido la suerte de que nunca he cobrado menos que un hombre por ejercer el mismo trabajo, pero me encolerizaría notablemente que mi hija tuviera que sucumbir ante tal precaria situación laboral o que tuviese que elegir entre ejercer su derecho al trabajo y el derecho a ser madre.

      Existe una generación intermedia que piensan que los derechos nacen con ellos y que las mujeres nunca hemos vivido mejor, pero yo no estoy de acuerdo y no me gustaría que nadie vilipendiara o agraviase laboralmente a las jóvenes de mi familia. Sería un insulto a nuestra inteligencia, a nuestros derechos sociales y al arduo trabajo realizado por Clara Campoamor.

1 comentario:

  1. Me fascinó de siempre la vida de
    Clara Campoamor y de muchas otras
    que lucharon por lo mismo.

    ResponderEliminar