Translate

viernes, 17 de noviembre de 2017

GANANDO ALGUNAS BATALLAS, por Rhodéa Blasón

     Desde hacía meses me había iniciado en aprender a pelear. Al principio los asaltos me parecían demasiado largos y me chupaban toda mi energía. Acababa tirada en el suelo, dolorida, intentando regular mi desbocada respiración. Cuando volvía a enfrentarme a mi oponente, maestra de maestras, volvía a desbancarme por "KO". Yo pasaba los días pensando en cómo eludir sus impresionantes embistes antes de que ella consiguiera romperme en trozos. Pero cuando me situaba frente a ella me sentía débil, pequeña, insignificante, ...y consciente de ser una perdedora.

    Un día me desperté sobresaltada pensando en que la vida no consiste sólo en recibir golpes, sino en aprender a esquivarlos. Y así me centré en buscar esa condición física y psíquica que me permitiera eludir y torear sus impactos. Adquirí agilidad y, aunque continuaba siendo atacada con dureza y crueldad, también aprendí a golpear y a soltar lastre.

    Hoy, después de tanto esfuerzo, me enfrento a ella con coraje y mirándola de frente. Soy consciente de tener mis hombros liberados de su constante peso que casi me impedía caminar; es la maleta en la que he metido todos los sufrimientos infructuosos de mi vida, todo aquello que me hace daño recordar y a todos los seres que de una u otra forma me dañaron a lo largo de mi existencia. He logrado pegarle duro, controlar mi respiración e incluso ganarle algunas batallas.
                      

12 comentarios:

  1. Buenos días , que bueno leer esto , es una lección que la vida te enseño hacer frente a todo y poder llegar a decir basta hasta aquí llego mi sufrimiento ...desde ahora cogeré las riendas de mi vida y aunque cueste ( nada es fácil ) lograré mis metas .
    Esa maleta nunca olvides que en ella hay cosas del pasado y deben quedar ahí.
    Un fuerte abrazo y un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Un creativo planteo. Es astuto lo de aprender a esquivar golpes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes, Rhodea:
    Me parece muy ingenioso el símil que estableces entre la vida y el boxeo.
    De hecho, tu reflexión relatada me ha sorprendido de manera grata.
    Mi combate vital siempre ha sido a la defensiva de los golpes indirectos de los bienpensantes. Por suerte, hasta el momento, la vida en sí me ha machacado mucho menos de lo que he arriesgado.
    Un abrazo, Rhodea.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí que me has sorprendido con esta entrada, Rhodea, y es que al fin y al cabo, no hay más combate que el de la vida, una lucha constante día a día, con los problemas que nos vengan encima.

    Un placer leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Rhodea, también aprendemos de nuestros malos momentos y lo que es más importante, aprendemos a que no nos golpeen por siempre con su recuerdo.
    Me ha gustado ese boxear y aprender a esquivar los golpes, en definitiva, me ha encantado tu relato.
    Gracias por sumarte a mi convocatoria.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. La experiencia te va dando herramientas para luchar contra las adversidades, y aunque a veces te sorprendan, aprendes a vivir con ellas.
    Buena reflexión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Una maleta que todos deberiamos aprender a soltar en el camino de la vida, me ha encantado tu entrada enfocada desde la lucha constante, besos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Buenas noches! Me pareció muy acertado que enfocases la vida como una lucha constante en la que poco a poco vamos ganando (y perdiendo) batallas. ¿Y lo bien que se siente poder enseñar una cicatriz, tanto física como emocional, que prueba cómo las superamos?
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  9. Saber encontrar la forma de salir adelante, esquivando las dificultades de la vida es un aprendizaje que muchas veces duele y nos deja casi sin aliento. Pero hay que seguir...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. que bueno cuando uno supera los inconvenientes y los puede contar además... mas suerte entonces, saludos

    ResponderEliminar
  11. Disculpa la tardanza, Rhodea.
    Una introspección de magnífica fortaleza, valentia y determinacion. Me ha encantado la forma tan creativa y positiva de tu entrega.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  12. La vida es una lucha continua, ganarle la batalla a todo lo menos grato es una victoria, y tú estás en ello, y me alegra.
    Besos.

    ResponderEliminar