Translate

viernes, 16 de febrero de 2018

“ABADIN, CAPITAL DEL GRELO”, por Rhodéa Blasón




     Durante estos días, e incluso el martes, tienen lugar los desfiles de la fiesta más “lambona” del año, el Carnaval. En ellos se disfruta y se divierten sus participantes mostrando al público que acude a verlos su inagotable imaginación para hacer realidad los disfraces más atractivos del momento. Mientras, en torno a una mesa, como cualidad gallega de la que no se escapan los chairegos, las familias y los amigos se han sociabilizado y disfrutado con las numerosas viandas propias de las degustaciones particulares de la época. En todas ellas tenemos como protagonistas a las diferentes partes saladas del cerdo, cada una de ellas con su gusto característico, único, y exquisito. Se han comido “caldos de osos”, cocidos con “cachuchas”, chorizos, lacones, …Filloas, “orellas de frade”, rosquillas, torrijas, ...Todo de la mejor calidad, como no puede ser de otra manera con los productos de A Chaira.

     Pero no podemos olvidarnos del culmen de el Carnaval este año que tendrá lugar en Abadín con la exaltación de uno de los productos estrella de casi todos los cocidos que se hayan podido preparar estos días: el grelo. El próximo sábado, día 17 de febrero, en el recinto ferial de Gontán, en Abadín, tendrá lugar la XIII edición de Expogrelo. Participarán unos veinte agricultores de la zona que pondrán a la venta una gran cantidad de este producto más dulzón y tierno que los de otros lugares de la provincia de Lugo. El recinto de Gontán se abrirá al público a las diez de la mañana y estará amenizado con charangas que alegrarán la jornada. Durante este día tendrá lugar una degustación de platos elaborados con grelos de la zona, como empanada y caldo, entre otros.

     Bien es cierto que los grelos de Abadín son muy conocidos por los buenos gastrónomos porque acuden a comprarlos personas de diferentes lugares de Galicia, Asturias y León, para grandes restaurantes y casas particulares en los que se preparan con recetas cada vez más vanguardistas.



miércoles, 14 de febrero de 2018

MI ULTIMO SUSPIRO, por Rhodéa Blasón



       Desorientada, fría, desnuda, contraída, esquiva, ...Tu caparazón me cubre, me ampara, pero no me protege de mis sentimientos más íntimos, ni de mi fragilidad.
     
        Obscuridad, eco, tristeza, soledad, ...Pensé que era un sueño que desaparecería al despertar, pero permanezco aquí. Escondida, asustada, temblorosa, ...Mis pulmones no se llenan al completo de aire y eso me perturba.

        Mis ojos no dejan de mirar tu impenitente lengua que los hace mecerse de un lado a otro. Mareo, desamparo, exposición, ...Mi miedo y mi ceguera me impiden moverme y buscar la realidad.

        ¡Quiero salir y respirar!

        ¡Quiero salir y ver la luz!

       El inmenso peso de lo que me tapa me lo impide.

       ¿Quién puede pensar que intenté escapar de la vida en el interior de una campana bajo la que entré a rastras?

        Pero no sé qué ocurrió. Me despertaron los fuertes golpes de su badajo y vi que estaba apoyada sobre la piedra.

        Nunca podré salir de esta obscuridad.

        Aquí exhalaré mi último suspiro.


jueves, 8 de febrero de 2018

"CARTA DE UN VIEJO ARBOL A SU RETOÑO", por Rhodéa Blasón

       Hola retoño mío:

       Soy un viejo árbol casi seco que lucha porque sus raíces alcancen un pequeño riego de agua que le permita sobrevivir. Sé que tú eres todavía un retoño muy joven para darte cuenta de que a mí me amenazan los vientos con la misma crudeza que la sequía. No soy consciente de cuál es más amenazante si el que viene del Norte, del Sur, del Este o del Oeste. Pero siempre, en algún momento en el que arrecia uno de estos vientos, la parte verde de mi existencia se convierte en una mesa de billar y tengo que protegerme y protegerte de los duros golpes y embestidas que me procuran sus redondeadas bolas en cada una de mis ramas.

      Somos distintas generaciones, retoño mío; yo, por experiencia, quizá trate de adaptarme a todos los males que me puedan producir dolor; tú, todavía joven y con impericia, intentas que yo piense como tú, algo que nunca podrá suceder. Yo te enseño que no estamos aquí porque sí, sino porque alquien tuvo la feliz idea de plantarnos y regarnos para que creciéramos. Así de mis raíces surgiste tú, savia de mi savia. Pero no lo entiendes, ni me escuchas. ¡Hablamos en canales tan diferentes que incluso nuestras raíces se alejan cada vez más en busca de la tan necesaria agua!.

      La verdad es que no sé cuándo comenzamos esta estúpida carrera de raíces que no nos lleva a ninguna parte y que, con alegría mía, sé que vas a ganar tú por rapidez y que ni no ocurriese así sepas que siempre te dejaría beber a ti antes de hacerlo yo. ¡Por amor y responsabilidad!.

      Cuando tengas tus propios retoños tal vez, sólo tal vez, alcances a entender a este árbol viejo que te escribe con tanto cariño y lo que hacemos por los brotes de nuestras raíces. Y también tendrás debates generacionales  y lucharás con ellos por hacerte entender, ¡Ojalá lo logres en plenitud!.

      Te lo deseo a ti, retoño mío, de todo corazón

                                   Suerte en la vida
                                   y que tu madurez sea serena

                                      Un árbol viejo


viernes, 2 de febrero de 2018

¿HIJOS EGOISTAS?, por Rhodéa Blasón





             José era un hombre mayor, curtido en mil batallas. Había viajado a Cuba en su adolescencia de la mano de su hermano mayor Manuel y allí se había dedicado a trabajar en una refinería de caña de azúcar. Escapaban del hambre que convivía junto a ellos en su humilde hogar. Esta dura emigración, más los años que vivió en Melilla y en el sur de España hicieron de José un hombre serio, duro por fuera, pero enormemente noble en sus sentimientos y emociones.
              Tras labrarse un porvenir en su aldea se casó y tuvo hijos, a los que intentó enseñarles lo que era la grandeza de la vida: cruel y feliz, por momentos, como las estaciones del año. Ninguno de sus hijos quiso continuar con su pujante negocio que cada vez crecía más y él sufría en silencio, porque la existencia le había enseñado que el hombre inteligente era el que valoraba y meditaba sus respuestas. Tras enviudar volvió a hablar con sus hijos por si alguno quería continuar con su empresa pero todos se negaron. No tenían intención de trabajar para sí mismos; era mejor tener una nómina a fin de mes que luchar por el sueño de su progenitor, en el que había invertido dinero, trabajo y había hecho realidad muchos objetivos que se había marcado.
               José aceptó con tristeza la decisión de sus vástagos. Pero sus ojos se tornaron opacos y su boca en pocas ocasiones esbozaba una sonrisa. Cuando sus retoños comenzaron a quedarse sin trabajo por causa de la crisis, venían junto a su padre a pedir dinero o que les buscase trabajo. El siempre les ayudó con comida y a veces les tapó algún "agujero", pero siempre les repetía lo mismo:
               -Pudisteis seguir con mi negocio y tener trabajo y dinero, pero no quisisteis. Yo tuve que malvender la mercancía que tenía para retirarme y ahora mi pensión de jubilación es pequeña no puedo ayudaros más.
               Poco a poco sus hijos se fueron separando de él porque pensaban que su padre se había hecho rico en Cuba y no quería ayudarlos, pero la verdad no era esa. Yo, junto a todas las personas que querían escucharlo, le he oído explicar que de Cuba trajo unos ahorros que invirtió en su negocio para ponerlo a funcionar y lo hizo crecer pensando en dejárselo a sus hijos que no lo quisieron. Nunca pudo recuperar lo invertido y ahora vive y pena mirando el fuego de una chimenea de leña en una residencia de ancianos a la que sus hijos no acuden a verlo ni por Navidad.